FANDOM


En mis sueños veo a un hombre vestido con piel de jaguar y emplumado como un santo sangriento. Lo que vino del corazón nos lubricó, aplastó el mal a su paso y nos liberó a todos. El calor fétido de la selva se refleja en algún punto detrás de mi frente. La sien me palpita y la sangre me hierbe dentro del cráneo, es como si hubiera dentro un ente vivo: una rata, una maldita rata royéndome el cerebro, comiendo para abrirse camino hacia el mundo. Ni el láudano logrará saciar su hambre infinita. Oigo a mis hijos jugar en la buhardilla pero me invade una sensación de terror, no de amor. ¿A qué se debe estos pensamientos desesperados?