FANDOM


4 de Agosto de 1839

Las pesadillas me han despertado temprano y por un momento se me ha olvidado donde estaba. Poco después, llamaron a mi puerta. Alexander había oído mis gritos y me pidió que me reuniera con él en la sala.

Mientras bebíamos te, Alexander empezó a contarme lo que sabía. Parece que el orbe que encontré proyecta una sombra larga y oscura. No es solo un objeto poderoso, sino también peligroso. Simplemente tocándolo se invoca a las fuerzas que hay en su interior y si eres demasiado débil para controlarlo, te devorara. La sombra es algo aletargado que persigue a quien lo posee, acabando con cualquier cosa o persona que se encuentre a su paso para reclamar el orbe.

Le dije que no me importaba su poder y que lo tiraría. Alexander me desaconsejo hacerlo ya que seguiría formando parte del camino que le conduce al orbe y finalmente acabaría muriendo. Teniendo el orbe, por lo menos tendría la oportunidad de defenderme llegado al momento. Le pregunte a Alexander lo que quería decir con que podría protegerme y me respondió que se podía hacer algo, pero que tenía un precio.