FANDOM


 << Notas | Entradas | Recuerdos >>


Las Entradas de Diario personal de Daniel pueden ser encontradas a través del castillo. Cada una de ellas son las principales fuentes de información acerca de las acciones de Daniel antes de que tomara la Bebida Amnésica. En si, el diario parece haber sido destruido y las paginas arrancadas y esparcidas por todo el Castillo Brennenburg por el propio Daniel, Alexander y/o los Recolectores.

Argelia

Encontrados en los Archivos. La primera parte se encuentra sobre la mesa en la sección de "Libros Raros", el otro se encuentra en el escritorio del cuarto de "Estudio", y la tercera se encuentra en la sección de "Mapas". Al encontrarlas a las tres entradas, se desencadenaran una secuencia cinemática.

16 de Mayo de 1839 >>

El implacable sol africano ha seguido acosando a nuestra expedición, imposibilitando escavar hasta el anochecer. Sigue siendo un misterio para mí como profesor Herbert consiguió encontrar la localización de estás llanuras de nada. Cuando le volví a preguntar sobre la tumba, me contó la leyenda de Tin Hinan, "La Madre de Todos Nosotros". Una historia interesante de por sí, pero no puedo dejar de pensar que hay algo más.

Más tarde, por la noche descubrimos un pasadizo bajo las dunas que llevaba a una estructura de piedra cubierta por la arena. El profesor estaba seguro de que era la tumba que estábamos buscando y ordeno a los demás que despejaran el camino, tarde en la oscura y fría noche.

Mañana guiare a los hombres por la antigua estructura, con la esperanza de llegar a la cámara fúnebre. Sea lo que sea que oculta el profesor, la excavación desvelara algo interesante que llevarse a Londres y al Museo Británico.

17 de Mayo de 1839 >>

Las manos me tiemblan mientras escribo. Siento la necesidad de documentar mis tribulaciones porque siento que me fallara la memoria si sobrevivo.

Hoy me he aventurado con algunos hombres a entrar en el antiguo pasadizo oscuro que descubrimos. Las antorchas apenas ardían con el denso aire mientras avanzábamos lentamente bajo tierra. Los hombres eran supersticiosos y tenían miedo. Discutían en voz alta y sentí su extraño idioma llegar hasta mí. Me arme de valor y les grite que siguieran por las pendientes y peldaños rotos.

El pasadizo excavado de forma rudimentaria me desconcertó. Parecía mucho anterior a la estructura del siglo IV que esperábamos. La sinuosa ruta salía a una gran antecámara. En las paredes se alineaban estatuas distintas de todas las que había visto anteriormente. A pesar de su increíble calidad, note en ellas una extraña familiaridad que me sigue obsesionando. En el extremo más alejado de la cámara, una gran losa de piedra cerraba lo que hubiera detrás. Di la orden de levantarla y, mientras me adentraba en el estrecho lugar, la pesada piedra cayo de repente, encerrándome dentro.

Estaba atrapado.

17 de Mayo de 1839 >>

Después de golpear la dura pared durante lo que pareció una eternidad, me di cuenta de que no había esperanza. Estaba atrapado.

Caí al suelo respirando con dificultad, intentando centrarme. Entonces vi un débil resplandor azul.

Me costaba mover débil cuerpo, pero conseguí llegar a la encantadora luz.

Me estaba esperando. Rodeado por la oscura nada, me sentí arrastrar hacia la mística luz.

Alargue las manos, encerrándola en ellas.

El débil resplandor escapo a mis dedos y empezó a brillar intensamente y a hacerme desaparecer, despertando extraños recuerdos de vertiginosas torres, desiertos interminables y geometrías imposibles.

Lo siguiente que recuerdo es el chirriante sonido de la piedra al ser levantada. Las voces de los árabes que tiraban de mi para ponerme a salvo. Y en mis manos tenía firmemente agarrado los trozos rotos de una reliquia muy extraña.

El Regreso

Encontrado en la Refinería. La primera parte puede ser encontrada al entrar en el cuarto de la izquierda del salón donde se ve al Servant Grunt, y la otra se encuentra sobre la mesa en el cuarto correspondiente a su derecha.

22 de Junio de 1839 >>

Ha pasado más de un mes desde que escribí por última vez. Después de lo que paso en la cámara subterránea en Argelia, el profesor Herbert insistió en que volviera a Inglaterra. Me dijo que no quería arriesgarse a perder toda la expedición y que todo empeorara. Mirando hacia atrás me parece una decisión exagerada, pero me alegro que todo saliera de esa forma.

Encontré mi diario esta mañana entre las cosas que me traje de África. Junto a él, estaba el orbe de piedra roto, envuelto en un trozo de tela. Intenté ensamblarlo, pero no pude. Los trozos no encajaban, como si no fueran del mismo objeto. Tendría que haberlo imaginado. ¿Habrá existido alguna vez un orbe completo?

25 de Junio de 1839 >>

Necesito continuar con este diario, incluso si mi intención era escribirlo para mi viaje a África. Esto debe ser algo muy importante, lo sé. Se me ha ocurrido volver a juntar los trozos del orbe, pero está resultando más difícil de lo que pensaba. Los trozos se comportaban de forma extraña. Parecen cambiar de color, forma y textura, pero muy levemente.

Ayer, tome medidas con esmero y observe algunas marcas significativas. Hoy se han confirmado mis sospechas. Estaban cambiando. Estaba aterrorizado y partí apresuradamente a ver al mejor geólogo de Londres, Sir William Smith. Aborde el tema con cuidado y discutimos sobre como las rocas cambian de forma. Me hablo de las propiedades del vidrio, como se repliega sobre sí mismo, como el hielo derritiéndose lentamente a lo largo de los siglos.

Smith hizo desaparecer algunos de mis pensamientos, pero sigo teniendo la impresión de que estás formas tiene propiedades de otro mundo.

Revelaciones

Se encuentran en la Habitación de los Invitados. La primera puede ser encontrada en el escritorio al entrar en el cuarto. La otra puede ser encontrada en la habitación de la izquierda, y la tercera puede ser encontrada en el gran ropero en el cuarto que se accede al romper la puerta con una palanca.

2 de Julio de 1839 >>

Hoy he recibido una carta de la oficina del gobernador argelino, en la que se me desvela el destino de la expedición de Herbert. Casi una semana después de mi partida, Abdullah, unos de los hombres que viajaban con nosotros, volvió del desierto. Estaba gravemente herido, como si lo hubiera mutilado un león. El hombre divagaba acerca de que algo horrible había atacado la expedición.

Los franceses rápidamente enviaron un grupo en busca de la expedición. Después de buscar durante días, encontraron el campamento abandonado sin rastros de Herbert o de sus hombres. Mañana iré a la aduana a por las cosas que recuperaron de la tienda de Herbert. No se que conclusiones sacar, pero estoy preocupado por él.

3 de Julio de 1839 >>

Hoy, he ido a la aduana por las cosas de Herbert. He buscado entre los documentos que llevaba y he descubierto un diario detallado de la expedición. Este texto va desde rápidas notas hasta un informe en color de algunos sucesos acaecidos. Fui pasado las páginas, intentando imaginar que podía haber pasado.

El 17 de Mayo, día que me quede atrapado en la cámara del orbe, Herbert anoto brevemente:

"Hemos recuperado a Daniel una hora después de que se quedara atrapado."

Esto me desconcertó muchísimo. Me sentí asfixiado en pocos minutos. ¿Cómo podía haber pasado una hora?

Seguí leyendo el peculiar texto. Herbert escribió los hechos sin ningún tipo de juicio ni pasión, pero de repente pude intuir frustración en su texto. Obligo a sus hombres a que investigaran la tumba subterránea, un esfuerzo que parece que puso a prueba la mente de sus hombres. La locura se propago entre ellos y Herbert tuvo que tomar medidas extremas para continuar. Finalmente decidió visitas él mismo la cámara, de la que trajo un orbe a la superficie.

Su relato me desconcierta muchísimo. Si él tiene el orbe, ¿Qué son esos trozos que hay en mi salón?

4 de Julio de 1839 >>

¡Ya está! El orbe esta ensamblado. Me he despertado por una agotadora pesadilla. Temblando y sudando, he pasado al salón con una taza de té. Los trozos de la reliquia estaban esparcidos por la mesa tal y como los había dejado. Pero de alguna forma sabía que se suponía que era. Traje el alquitrán que había preparado para fijar los trozos juntos y sin ningún fallo los he juntado, produciendo el orbe que recordaba claramente. El alquitrán resulto innecesario, se quitaba de los trozos unidos a medida que se fusionaban por si mismos sin adhesivos.

La antigua reliquia de piedra ahora descansa sobre mi mesa. Su superficie inmaculada y su perfecta forma podrían haber sido moldeadas en una fábrica. Todo esto es muy raro.

Embrujado

Se encuentra en el Cuarto de Maquinas. La primera parte puede ser encontrada en el cuarto con las palancas, la otra parte puede ser encontrada en el cuarto donde se insertan las varillas de la maquinaria del elevador, y la tercera esta directo a la derecha en una pequeña mesa en el cuarto principal de la maquinaria del elevador.

5 de Julio de 1839 >>

Hoy he ido a la universidad a buscar respuestas. he podido entrar a hurtadillas en la oficina de Herbert y coger una agenda junto con algunos libros de texto relevantes.

El profesor Taylor de la facultad de historia me ha ayudado mucho y me las he ingeniado para tratar el tema de los orbes. El aspecto más interesante era el rastro frecuente que han ido dejando en nuestra cultura. De hecho, es posible que los orbes míticos pudieran inspirar el Globus Cruciger que tantos ropajes reales llevan en nuestros días. En la antigüedad, los sacerdotes llevaban los orbes como símbolo del sol y su poder.

Cuando me iba, oí una inquietante conversación. Anoche mataron a Sir William Smith, el geólogo. Han pasado menos de quince días desde que busque su asesoramiento experto. Sé que es absurdo, pero no puedo dejar de sentirme responsable de alguna forma.

14 de Julio de 1839 >>

He leído todos los libros que he encontrado sobre el tema. Aunque conozco muchas leyendas y rumores, me falta llegar al conocimiento profundo que anhelo. He enviado cartas a muchas de las direcciones de la agenda de Herbert y he recibido respuestas de importancia variable.

Hoy, me ha llegado una, totalmente distinta a las otras, de un barón de Prusia. No dice nada sobre las historias pintorescas de sacerdotes en templos subterráneos. Ni siquiera los menciona. Simplemente ha escrito:

"Lo sé. Puedo protegerte. Ven al castillo Brennenburg."

Firmado, Alexander.

¡¡¿Qué voy a hacer? ¿Protegerme de qué? ¿Me persigue alguien?

He buscado Brennenburg y lo he ubicado en los bosques Prusianos junto al Mar Báltico. Aunque es la carta con menos información que he recibido, me ha causado mucha angustia e interés.

Mientras escribo, mis pensamientos me llevan a mis pesadillas en las que un sonido inquietante me llama. Un sonido indescriptible; una voz desde el vació. Las últimas semanas han sido horribles, con tantas noches en vela temiendo que se repitieran esos espantosos sueños. Mañana, visitaré a mi médico, el doctor Tate, con la esperanza de que me proporcione sedantes para ayudarme a dormir.

17 de Julio de 1839 >>

¿Cómo se me ha ido esto de las manos? Están todos muertos. Extremidades dispersas, cabezas partidas por la mitad, desollados como si los hubieran cocido. Siento que me estoy derrumbando. ¿Qué está pasando? Sir William Smith, el profesor Taylor, y ahora el doctor Tate. ¿Me está persiguiendo? ¿Cómo puede ser? Es el objeto maldito que me traje de África. Algo me persigue.

No tengo otra elección más que confiar en el barón. Él debe saber lo que reclama. Si está equivocado, sospecho que también lo lamentare.

Brennenburg

Se encuentra en el Bloque Norte de la Prisión. La primera entrada se encuentra en la cocina de la prisión, la segunda puede ser encontrada en una celda a la derecha del pasillo que se dirige al almacén, y la tercera puede ser encontrada en el piso de una celda al final del pasillo, el cual se alcanza si vas a la izquierda una vez que alcanzas la bifurcación denominada "Área de Celdas III".

2 de Agosto de 1839 >>

He llegado a la aldea de Altstadt. Es un refugio en medio de un extenso bosque y es la última parada antes de mi destinación final, el castillo Brennenburg. Es tarde por la tarde y el escolta, que ha venido con el carruaje desde Bremen, me aconsejo esperar hasta mañana antes de aventurarme más lejos.

He pagado por una cama en Der Mühle, la única posada de la aldea, y ahora estoy esperando a que salga el sol. Intento dormir, pero en cuanto cierro los ojos veo a los hombres que fueron víctimas en Londres. Mi miedo y mi pesar me obligan a presenciar las mismas escenas una y otra vez.

Están muertos por mi culpa.

3 de Agosto de 1839 >>

Siento como si hubiera huido del mundo y todos sus problemas. Brennenburg es una creación majestuosa asentada sobre una colina cubierta de bosques con torres que sobrepasan incluso los más altos pinos. Al seguir el sinuoso camino que lleva a las puertas, da la impresión de que se está descubriendo algo olvidado, como si se estuviera viajando con Marco Polo a la ciudad oculta de Xanadú.

Alexander, el barón, es un hombre peculiar, pero cortes. Parece muy instruido en asuntos mundanos y es en absoluto tan excéntrico como suponía. Mi habitación está decorada de forma exquisita y estoy seguro de que ningún hotel en kilómetros puede ni siquiera soñar con igualarla.

A medida que se pone el sol en Brennenburg, su barniz de cuento de hadas adquiere un brillo misterioso. Los extraños criados de Alexander nunca están muy lejanos. Son bastantes y su comportamiento solo se podría describir como desapercibido. Alexander parece contento con mi presencia. Como dice, parece como si hubiera llegado aquí justo a tiempo.

4 de Agosto de 1839 >>

Las pesadillas me han despertado temprano y por un momento se me ha olvidado donde estaba. Poco después, llamaron a mi puerta. Alexander había oído mis gritos y me pidió que me reuniera con él en la sala.

Mientras bebíamos té, Alexander empezó a contarme lo que sabía. Parece que el orbe que encontré proyecta una sombra larga y oscura. No es solo un objeto poderoso, sino también peligroso. Simplemente tocándolo se invoca a las fuerzas que hay en su interior y si eres demasiado débil para controlarlo, te devorara. La sombra es algo aletargado que persigue a quien lo posee, acabando con cualquier cosa o persona que se encuentre a su paso para reclamar el orbe.

Le dije que no me importaba su poder y que lo tiraría. Alexander me desaconsejo hacerlo ya que seguiría formando parte del camino que le conduce al orbe y finalmente acabaría muriendo. Teniendo el orbe, por lo menos tendría la oportunidad de defenderme llegado el momento. Le pregunte a Alexander lo que quería decir con que podría protegerme y me respondió que se podía hacer algo, pero que tenía un precio.

El Descubrimiento

Se encuentran en la Cisterna. La Cisterna posee una forma vagamente parecida a una cruz (+), y una de las entradas del diario puede ser encontrada en cada punta de la cruz (aparte de que una de ellas es la entrada). Todas están cerca de las válvulas de agua que se utilizan para drenar el agua de las Cloacas.

7 de Agosto de 1839 >>

No se puede negar que Alexander tiene mucha fe en lo que solo puedo describir como magia. No me sorprende, incluso mientras viajaba por Europa asumí que tendría que aceptar lo sobrenatural para salvar mi mente y mi vida. Como principiante, hago todo lo que está a mi mano para mantenerme centrado y tratar de no pensar demasiado en mis propias dudas.

Alexander me ha despertado temprano y me ha dicho que era la hora de empezar con nuestro trabajo. Obviamente estaba muy entusiasmado de empezar y bajamos a la antigua mazmorra donde prefería probar sus rituales.

Resulta que Alexander es un auténtico hombre del Renacimiento, solo igualado por Da Vinci, seguro. Me mostró varias salas equipadas para investigaciones específicas como estudios de anatomía, alquimia y botánica. El centro de Brennenburg debe ser el Santuario Interior, el lugar más sagrado, donde debemos intentar desterrar a la Sombra del orbe para siempre.

8 de Agosto de 1839 >>

Nunca hasta hoy había estado tan segura de ir por el buen camino. Con mi orbe, Alexander consiguió canalizar su poder hacia nosotros. El santuario interior brillo con una intensa luz azul y pude sentir lo mismo que en la cámara oscura de Argelia. Era como estar en medio de un torbellino demencial de sensaciones. Era aterrador, pero Alexander se mantuvo tranquilo y utilizo extrañas herramientas científicas para dominar la tormenta.

De repente, la luz azul se empaño con manchas rojas y las paredes de pronto se pusieron a resonar con tejidos palpitantes. Alexander cubrió rápidamente el orbe con un trozo de tela y el mal se desvaneció. Aparentemente, la Sombra del orbe estaba más cerca de lo que Alexander pensaba. Me dijo que debo prepararme para un ritual de protección mañana. No estoy seguro de lo que esperaba, pero tengo un mal presentimiento.

9 de Agosto de 1839 >>

Sigue siendo temprano y Alexander está ocupado preparándose para el ritual que llevaremos a cabo más tarde. Verlo trabajando tan frenéticamente hace que me pregunte: ¿Porque? ¿Qué es lo que puede ganar con esto? Comprendo que sienta curiosidad con todo esto, pero seguro que hay algo más. ¿Es tan insensato como para intentar dominar el poder del orbe?

Debo admitir que ayer cuando Alexander hizo que el santuario interior se inundara de luz azul, me di cuenta de que apenas habíamos empezado a escarbar en el potencial real del orbe. Puede ser mucho más que algo que libera una sombra rastrera. Puede ser el principio de algo realmente extraordinario.

El Ritual

Se encuentra en la Nave. Es una única entrada que se puede encontrar al comienzo del nivel, en el cuarto con las palancas.

9 de Agosto de 1839 >>

No puedo dejar de sudar y temblar. El ritual de protección no es de alguien en su sano juicio. Ni siquiera me había dado cuenta de que la mazmorra seguía en uso. Alexander pidió a sus criados que trajeran a uno de los prisioneros, un asesino, me dijo. Alexander realizó todos los preparativos, me dijo que era yo quien tenía que realizar el ritual para que el efecto fuera correcto. Se puede hacer que la Sombra se desvíe mediante la sangre de otra persona. Matar al hombre nos otorgaría un tiempo valiosísimo.

¿Qué otra cosa podía hacer? Alexander dijo que había que hacerlo. Me está salvando la vida. No puedo permitirme el lujo de discutir.

Prisioneros

Se encuentra en el Presbiterio. Toma el camino izquierdo de la intersección, en el cuarto donde encuentras el tarro de alquitrán en una esquina, la entrada del diario se encuentra sobre un escritorio.

12 de Agosto de 1839 >>

El ritual de destierro está tardando más de lo esperado y tenemos que hacer todo lo que sea necesario. Me paso el tiempo ayudando con los prisioneros. Estar cerca de estos degenerados me pone enfermo. Ninguno de ellos se enfrenta a su castigo con dignidad. Se burlan de mí con mentiras sobre su inocencia y sus súplicas cobardes implorando misericordia. ¿Qué puede hacer que un hombre se aleje tanto de una existencia civilizada?

Todos son hombres malvados y me lo recuerdos constantemente. Aun así, doy gracias a Dios por enviarnos a estos monstruos ya que servirán como instrumentos para salvarme.

Estoy intentando estudiar las distintas herramientas de la sala de tortura y aprender a utilizarlas de forma eficaz. La última vez fue un desastre y el efecto se resintió por culpa de mi inexperiencia.

Cuando volvamos a intentar la protección, estaré preparado.

La Ceremonia

Se encuentra en la Entrada al Coro. Esta en el aparato de tortura en el cuarto a tu izquierda. Tomarla desencadenara una cinemática interactiva.

15 de Agosto de 1839 >>

Las protecciones de sangre están fallando. La Sombra da señales de vida y su grito me desarma.

De prisa, no hay tiempo que perder. Tienes que matar a otro, Alexander fábrica un cuchillo. Quiere que corte carne.

Hazlo, sálvate. Es un asesino, Daniel. Es malvado, un asesino despiadado.

¡De prisa!

Alexander, déjame. Tengo que concentrarme.

Pinta en el hombre, corta por las líneas. Córtale la carne, mira cómo brota la sangre, deja que salga.

Por favor, no he hecho nada.

Pinta en el hombre, corta por las líneas. Pinta en el hombre, corta por las líneas.

¡Por favor!, grita el hombre.

Chitón. Ahora duerme.

Lo he hecho bien. Una por vida por otra. Me oyes, Guardián del Orbe, lo he hecho todo por ti. Ahora, una vez más, aleja tu sombra de mi dominio.

Alexander. No hay mucho tiempo. Puedo sentirlo. Debemos actuar rápidamente. Haré todo lo que sea necesario.

Visita

Se encuentra en la Nave - Redux. Esta sobre la mesa a la izquierda al comenzar el nivel. Tomarla desencadenara una cinemática interactiva.

18 de Agosto de 1839 >>

Esta noche despertaremos el poder del orbe y finalmente impediremos que la Sombra me cace. Siento como se acerca a mí y temo por mi vida más que nunca.

A las afueras del Altstadt hay un pequeño asentamiento donde Zimmermann, un productor de leche, vive con su esposa y tres hijos. Tomamos un carruaje y fuimos allí. Nuestra visita fue inesperada y Alexander pudo reducir al señor Zimmermann sin alertar a los demás. Mientras él se ocupa de los granjeros, yo empecé a buscar a los niños.

Deberíamos tener prisioneros más que suficientes para acabar el ritual ahora.

La Caída

Se encuentra en el Presbiterio - Redux. Esta en la misma ubicación que esta la entrada del diario "Prisioneros".

18 de Agosto de 1839 >>

No puedo creer en lo que me he convertido. Una de las chicas se escapó y la perseguí por las escaleras. Le di caza y...

¿Cuánto vale una vida? ¿Con cuántas vidas puedo acabar antes de entregar la mía? Seguro que mataría a un asesino para salvar a un inocente. Pero matar a un inocente para salvarme a mí mismo, me convierte en un asesino despiadado.

Venganza

Se encuentra en el Santuario Interior. Se encuentra en el cuarto de la izquierda.

19 de Agosto de 1839 >>

¡No es justo! No tengo la culpa. He sido manipulado por ese demonio. Jugó con mi sentimiento de culpa y me embaucó para que me enfrentara solo con la Sombra. Ese hombre vil y conspirador. ¿Espera que vaya al encuentro de la muerte mientras él roba un poder que supera lo inimaginable?

Te mataré, Alexander, por lo que has hecho. Ojalá la Sombra me hubiera cogido en Londres o en Argelia. Así no tendría que sufrir esta humillación. ¡Me has convertido en un asesino, un monstruo!

Y ahora, simplemente espero mi muerte. Soy demasiado débil para seguir adelante. Apenas puedo levantarme, me fallan las piernas. No veo porque tengo los ojos llenos de lágrimas. Estoy tan deshecho como los hombres a los que he torturado. Si tan sólo pudiera acabar con mi miedo como hicimos con ellos.

Curiosidades

  • Existe una entrada del diario titulada "Historiador" que fue removida del juego. Puede ser vista en este video.
    • Dice: "Es el año 1615. Los escritos de un historiador local quien recolectaba el lore sobre el área. Menciona que "el castillo" juega un papel muy importante en las historias contadas. El historiador dice que él esta instruido (sic) y que visitará el castillo al día siguiente."